Algo nuevo comienza...

¡Hola a todos! Este es mi blog personal. Como bien dice el título, además de ser mi lugar personal, donde os iré informando a todos los que queréis saber de mí, sobre las pequeñas y grandes cosas comentables que continuamente nos ocurren, me gustaría que fuese eso; una encrucijada; donde se juntan diferentes y distantes mundos, que tal vez de otro modo nunca se encontrasen. Ahora el destino lo quiere así.Habrá opiniones sobre lo humano y lo divino, sobre lo políticamente correcto y sobre lo que no lo es tanto. Sobre temas incómodos y sobre los que todo el mundo quiere hablar. Sobre equilibrio y desequilibrio; sobre justicia y paz; sobre alimentación natural; sobre deporte y política; sobre amistad y vida social; sobre amor y trascendencia... En fin, sobre tantas cosas y tantos mundos...Un abrazo a todos y a todas.

jueves, 30 de diciembre de 2010

Adivina, adivinanza...

Era muy jóven, prácticamente un niño cuando te conocí, a través de mi padre. Y a pesar de esa conexión, no me gustaste en aquel primer momento. Ahí me llegó la propuesta de vincularme contigo, que me sorprendió. Desde la familia se me dijo e insistió respecto a que contigo tendría una vida buena y estable, algo a lo que mucha gente en estos tiempos (demasiada) no puede conseguir. Como siempre he considerado que es de bien nacidos ser agradecido, y que siempre tenemos que escuchar las opiniones y razonamientos de los demás, que de todo tenemos algo que aprender, acepté la propuesta. Y la verdad es que durante esos primeros veranos que compartimos, mientras me preparaba para estar contigo, sí que tuve la sensación de que efectivamente así conseguiría una vida más fácil y cómoda, y eso me hizo pensar que estaba en buen camino.

Cuando llegó la hora de la verdad, muchos sueños y esperanzas se esfumaron, y aquello fue como una pequeña representación del infierno en la Tierra. Situaciones terribles, grandes miedos, pesadillas, inseguridades... y sobre todo, desilusión. Todo apareció de repente. Llegué a la conclusión de que las cualidades personales que más necesitaba para poder sobrevivir eran precisamente aquellas de las que más carecía.
Así, mi vida iba pintándose de gris. Era verdad que no tenía una mala vida, seguramente más bien al contrario. Al fin y al cabo, no pasaba necesidades materiales de ningún tipo, cosa que no todos pueden decir hoy en día.

Llegó un momento en que hicimos un pequeño paréntesis de un año, coincidiendo con unas obligaciones que me tocaba cumplir y en las que gustosamente me impliqué, intentando que algo cambiara en mi vida, al menos durante un año. La vuelta contigo fue esperanzadora, tuvimos una buena temporada de varios meses. Cuando ésta se truncó, sorpresivamente, volvieron los peores tiempos, los peores augurios, la desesperanza más absoluta. Incluso hubo un momento en que busqué una escapatoria a la desesperada; y la encontré en Ginebra, Suiza. Pero aquello no llegó a materializarse, pues cuando todo estaba listo, comprobé que aquella bonita historia no tenía intención de convertirse en nada serio ni duradero. Y me dejaste claro que no habría espacio para pruebas. Y en la familia también me lo dejaron claro, al producirse la primera gran recaída médica que tuvo mi padre, avisando de su muy delicada situación de salud que habría de condicionarle ya el resto de su vida.

Tengo que reconocer, eso sí, que mucho es lo que me has enseñado, a casi todos los niveles de la vida. Desde cómo es la realidad del mundo, lo que supone la convivencia y el trato con otros, el rumbo que una vida puede tomar si se deja llevar por la inercia y la corriente...
Es curioso que hasta me has enseñado que hay errores que no debo volver a cometer. E incluso a nivel de mis relaciones personales de pareja he tenido cuidado exquisito de no elegir buscando una vida fácil y cómoda. Lo cierto es que, aunque el resultado en principio es totalmente diferente, el resultado en la práctica es muy similar: en ambos casos estoy donde no quiero estar.

Han vuelto los tiempos de tranquilidad. El tiempo transcurrido contigo hoy día es cómodo y fácil, y puede decirse que por fin he conseguido esa vida confortable que me prometías. Lo malo es que a veces me pides un poco más de afecto... ¡si sabes que no te lo puedo dar!

Incluso hay días en los que sueño que lo dejamos de buen acuerdo... y entonces siento que me estremezco por dentro, que algo no ha muerto todavía, que hay imposibles que todavía son posibles... y que no se lo puedo contar a nadie pues me tratarían de loco con difícil remedio. Y no, no te preocupes, que no voy a dar tu nombre, M.B.

7 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Vamos, que no estás agusto con M.B., no te llena, no te realiza, y además es una jeta capitalista que solo piensa en si misma y en su beneficio.
Los sueños son sueños hasta que despiertas o hasta que dejan de serlo. Para que dejen de ser sueños solo hay que tomar decisiones y actuar... pero es más facil soñar.
Qué vida esta!!!

Jose Luis López de Ciordia dijo...

Hola, Anónimo.

Lo de jeta capitalista yo no lo he dicho, lo dices tú. Yo he dicho exactamente lo que he dicho y nada más.
Desde luego que es cierto que es más fácil soñar y escribir que hacer cosas. Igualmente también es más fácil decir que hay que tomar decisiones en lugar de sugerir acciones y propuestas concretas.

Pero seguro que cualquier día podemos hablar más detenidamente de todo esto, y quizás personalmente en torno a una taza de café.

Saludos, anónimo.

Sin pensarlo dijo...

Cómo estamos de susceptibles!!!
Como para decirte que cambies de trabajo.
Acepto el café (pero que sea descafeinado).

Jose Luis López de Ciordia dijo...

Perfecto, entonces. Habrá café descafeinado. A ver si puede ser esta próxima semana... y no te preocupes; aceptaré encantado tus propuestas constructivas concretas, sin susceptibilidad. Seguro que serán interesantes.

Sin pensarlo dijo...

Lo de propuestas constructivas concretas yo no le he dicho, lo dices tú. Se hará lo que se pueda.

;P

Anónimo dijo...

Me sorprende el mundo interior que tienes que tener cuando hablas y escribes de ese modo. Me imagino que la realidad siempre supera la ficción y que habrá tanta historias intimistas como personas en el mundo. Sigue asi!!!