Algo nuevo comienza...

¡Hola a todos! Este es mi blog personal. Como bien dice el título, además de ser mi lugar personal, donde os iré informando a todos los que queréis saber de mí, sobre las pequeñas y grandes cosas comentables que continuamente nos ocurren, me gustaría que fuese eso; una encrucijada; donde se juntan diferentes y distantes mundos, que tal vez de otro modo nunca se encontrasen. Ahora el destino lo quiere así.Habrá opiniones sobre lo humano y lo divino, sobre lo políticamente correcto y sobre lo que no lo es tanto. Sobre temas incómodos y sobre los que todo el mundo quiere hablar. Sobre equilibrio y desequilibrio; sobre justicia y paz; sobre alimentación natural; sobre deporte y política; sobre amistad y vida social; sobre amor y trascendencia... En fin, sobre tantas cosas y tantos mundos...Un abrazo a todos y a todas.

miércoles, 14 de enero de 2009

Guerras de Religión

Desde hace ya algún tiempo las cosas andan un tanto revueltas en Oriente próximo. Sí, el tema de siempre: los Palestinos y los Judíos. Miles de análisis se hacen también al respecto: que si los malos son los Israelitas que desproporcionan su respuesta sin hacer caso a las resoluciones de la ONU, que si los palestinos están locos con sus atentados suicidas... Y lo peor es que no parece verse solución a la situación. ¡Más de cuarenta años después de que comenzara, y todo sigue enquistado, y sin esperanza!

También aquí se buscan más culpables que soluciones. Yo, cuando lo pienso con un mínimo de detenimiento, fuera del fragor de la opinión del primer momento, me asusta la idea de prejuzgar a nadie, porque no sé cómo pensaría y hasta qué nivel sería capaz de odiar si estuviese viviendo personalmente esa situación, tanto en un bando como en el otro. Sí, las espirales de odio y violencia son poderosas; y normalmente las respuestas airadas y "contundentes" más las alimentan que otra cosa.

Se dice que son conflictos religiosos. Yo más bien pienso que en ellos se utiliza parte del concepto religioso como arma arrojadiza. Porque difícilmente tiene justificación religiosa cualquier acto violento. ¡Es increíble la capacidad que hemos esgrimido los seres humanos a lo largo de la historia para transformar y adaptar las religiones a nuestra conveniencia de cada momento!

Porque no, no puedo pensar que el sentimiento religioso real está presente cuando mandan el odio y la violencia. Eso no es religión, sino sectarismo. Porque la dualidad no es real. Porque no hay que elegir entre el bien de unos y el mal de otros; porque el mal de otros nunca traerá mi bien (al menos, mi bien real).

Alguien dijo que sí, que la dualidad existe, existe el bien y el mal, como existen el frio y el calor. Cuando escuché eso, me alegré; por una vez mi lado de pensamiento cientifista iba a ayudarme en una cuestión trascendente.
Cualquier que sabe algo de física, ha oído que el frio, como energía contrapuesta al calor, no existe. Sólo existe el calor. El frio no es más que ausencia de calor, pero no otra energía diferenciada de distinto signo. De forma que, si ahí todo lo podemos medir en concepto de "niveles de calor" (una ausencia muy grande de calor es lo que llamamos "frio"), también quiero medir todo en niveles de "bien", y una ausencia muy grande de bien, sería lo que llamamos "mal".

¿Quérrá eso decir que siempre podemos encontrar un componente de "bien" entre aquellos que consideramos "malos"? Quiero pensarlo así. ¿Y podremos incluso potenciarlo? ¿E incluso llegar a aprender algo de ellos? Seguro que sí, aunque ya dependerá de cada uno de nosotros.

El que todos tengan "algo bueno" no sirve para justificar las ideologías intolerantes y excluyentes. Más bien al contrario, nos demuestra que no puede aniquilarse a una parte que teóricamente no tiene razón, para que triunfe la otra que sí que la tiene. Dejaríamos una realidad incompleta, una realidad que no es real, que no es humana ni humanizante.

Recientemente ha habido alguna polémica sobre autobuses que anunciaban que "Dios no existe" y otros que "Dios sí existe". Sinceramente: Ojalá que las llamadas "guerras de religión" se limitasen a eso. ¿No te parece?

1 comentario:

Aga dijo...

Como ya es habitual tus comentarios me parecen muy acertados. Vivimos en un mundo complejo y al mismo tiempo demasiado simple, sobre todo a la hora de clasificar en buenos y malos. las guerras son por ambición y ansias de poder de los llamados seres humanos. No metamos a Dios en esto.